16 de octubre de 2015

Magdalenas de arándanos

Como ya dijo mi compañera Miriam, estamos de vuelta. Después de estar ausentes durante una temporadita... "With a couple of eggs" está aquí otra vez.

Hoy hablaremos de los tan famosos muffins y cupcakes. Pero, que pasa con las magdalenas?  Por que se han quedado en el "olvido"?
Mucha gente se pregunta cual es la diferencia principal entre estas tres cosas (sobre todo entre muffins y magdalenas). Pues bien, os comento: los ingredientes que se utilizan para la elaboración de ambas son básicamente los mismos. La distinción viene en que para las magdalenas usamos aceite y para los cupcakes y muffins mantequilla. Estas últimas no son tan esponjosas (se baten menos) que las primeras. Los cupcakes son más planos y se decoran, mientras que los muffins y las magdalenas no.
Que os parece si empezamos a cocinar unas deliciosas magdalenas de arándanos? Tomad nota.



Ingredientes:
4 huevos
1 vaso y medio de azúcar
1 vaso y medio de harina
Medio vaso de aceite de girasol o maiz
Medio vaso de leche
1 sobre de levadura
Arándanos
Canela molida (opcional)

Preparación:
1- Precalentamos el horno a 180ºC.
2- Echamos los huevos con el azúcar y lo batimos. A continuación añadimos el resto de ingredientes (excepto la canela y los arándanos) y volvemos a batir enérgicamente.
3- Cuando la masa esté bien mezclada, espolvoreamos canela (al gusto) e incorporamos unos cuantos arándanos. Removemos suavemente.
4- Rellenamos los moldes sin llegar hasta arriba de todo. Los metemos en el horno durante aproximadamente 20 minutos.
5- Pinchamos con un cuchillo o palillo (tiene que salir seco) para comprobar que estén listos.

Normalmente las magdalenas no suelen llevar ningún trozo/ingrediente en su interior. Pero como lo de improvisar es lo mio...decidí añadirle unos cuantos arándanos y darle un toque de canela. El resultado fue increíble: tiernas, con un ligero color morado y con un contraste de sabor entre el dulce del bizcocho y el ácido de este fruto rojo. No podrás para de comerlas. Y aún por encima con todas las propiedades y beneficios que tienen los arándanos.
Obviamente, podéis excluir estes dos últimos ingredientes (canela y arándanos) de la receta. Yo os aconsejo que si decidís no usarlos, añadáis ralladura de limón o un chorrito de zumo de limón para que el sabor no sea tan insípido. O también podéis incorporar algún que otro ingrediente como: pepitas de chocolate, trozos de manzana...

Espero ver muy pronto vuestras magdalenas (típicas o atípicas). Fáciles de preparar para cualquier ocasión.

Ah, se me olvidaba, la forma de mis magdalenas es un poco extraña, no se exactamente si fue por utilizar ese tipo de moldes o porque. Aunque a mi me gustan así, diferentes! ;)


Un beso y feliz finde,

Ana!
























5 de octubre de 2015

Crema de chocolate blanco con frutos rojos






Buenas a todos!

Aunque parezca increíble, existe una raza aparte de personas, únicas en el mundo, que no les gusta el cacao. Por lo tanto, el único chocolate que pueden tolerar es el chocolate blanco. Es curioso que algunos no pueden vivir sin chocolate y otros que simplemente lo odian; por eso esta semana me he solidarizado con el segundo grupo con el objetivo de intentar también endulzar sus postres aunque sea sin chocolate con leche o negro.

He elegido como siempre una receta muy fácil, que cualquiera pueda hacer y sin necesidad de meternos dos horas en la cocina y  utilizar ningún utensilio especial.

Lo he titulado "crema de chocolate blanco con mermelada de frutos rojos". Aunque nos lo vendan como chocolate, en realidad la diferencia del chocolate blanco con el resto de los chocolates es esa falta de cacao, sustituido por "aroma de cacao" pero una falta absoluta de ese sabor amargo tan característico del chocolate.

Ingredientes

1 tableta de chocolate blanco
200 ml de nata para postres
75 gr de arándanos
75 gr de frambuesas
50 gr de azúcar

En cazos diferentes preparamos las mermeladas de frutos rojos. Lavamos bien los arándanos y las frambuesas y los ponemos a fuego medio con 25 gr de azúcar cada uno. Lo movemos durante 15-20 minutos hasta que consigamos una textura parecida a la mermelada, un poquito mas líquida.

Separamos en diferentes tazas y lo dejamos enfriar.

En otro cazo separado añadimos la nata y el chocolate blanco troceado. Como el chocolate blanco ya lleva suficiente azúcar, no necesitaremos añadir nada mas a la mezcla. Removemos hasta que tengamos una mezcla homogénea y separamos para que se enfríe.

Vertemos el contenido en vasitos de postres. Como desafortunada no contaba con estos vasitos de postre (mi piso compartido de Cork no me da para tanto...¬¬) utilice estas copas, en donde sinceramente las cantidades son bastante grandes para un postre que llena bastante. Por lo tanto, recomiendo utilizar los vasitos típicos en donde el contenido es mas "comedido". Extenderemos también un poco de mermelada de arándanos y mermelada de frambuesa por encima, y decoramos al gusto.

Espero que os endulcéis un poquito la semana de esta forma!!

Besos