4 de julio de 2016

Patatas revolconas



Hay recetas fáciles y luego están las patatas revolconas. La primera vez que las probé jamás pensaría que con algo tan básico como patata, pimentón y panceta saldría algo tan sabroso y peculiar. Seguramente y al ser un plato típico de ciudades como Segovia o Salamanca muchos vosotros no las habéis probado o atreveros a hacerlas, así que vamos a poner remedio ahora mismito!

1 de enero de 2016

Banoffee Pie


Me gustaría terminar este 2015 con la receta del postre que mas me ha sorpredido durante este año en Irlanda. Un año lleno de sorpresas, de aprendizaje y muchas experiencias en este país pasado por agua pero a la vez calido por sus gentes y sus bares.

Aunque origininalmente el Banoffee Pie procede de Inglaterra, también se puede ver fácilmente en Irlanda. Se caracteriza por su rapidez y facilidad a la hora de elaborarlo, ya que no hace falta ni horno ni siquiera nevera; además la mezcla de los ingredientes está tan bien pensada que seguro que repites, como me ha pasado a mi, muchas más veces y te animas a crear tu propio pastel.

Ingredientes (para 6 raciones)

180 gramos de galletas Digestive
50 gramos de mantequilla
220 gramos de Toffee o dulce de leche
3 plátanos
nata para montar
media tableta de chocolate para fundir

Utilizaremos un recipiente redondo, a poder ser desmontable. En primer lugar, trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo y derretiremos la mantequilla para mezclar ambos. Presionamos la mezcla uniformemente sobre la base del recipiente. Reservamos en la nevera


A continuación cortamos los plátanos en rodajas no muy gordas (como medio centímentro) y las extenderemos por encima de la mezcla de galleta hasta que toda la base esté cubierta de plátano.

Extendemos después el dulce de leche por toda la superficie y por último lo cubriremos con nata montada.

Para decorar nuestro Banofee Pie fundimos chocolate al baño maría a fuego medio y una vez que se vaya templando lo repartimos haciendo hilos de chocolate. Si no queréis fundir el chocolate también podéis poner pepitas de chocolate.

Como se que nunca ha decepcionado a nadie y es una apuesta segura, me he decidio hacerlo para la cena de Nochevieja, coronando como no, con un super postre este 2015. Podéis hacerlo en modo pastel o bien en estos vasitos tan monos que he encontrado en travelcooktel


Espero que se cumplan todos vuestros deseos este 2016 y sea dulce dulce como esta receta!

Besos !



18 de diciembre de 2015

Piruletas de choconube


Hola a todos!

Estamos en plena navidad, y eso solo puede significar una cosa...que tenemos vía libre para atiborrarnos a dulces sin tener que justificarnos!

Hoy os traigo una receta pensada sobre todo en los mas pequeños de la casa, ya que pueden comenzar experimentando en la cocina y sobre todo, disfrutar con el resultado! Es totalmente recomendable porque son muy rápidas, fáciles y muy muy divertidas de hacer!

Aquí os presento mi dulce navideño...piruletas de choconubes!

Ingredientes

1 bolsa de nubes o marshmallows
1 tableta de chocolate negro para repostería
palitos para las piruletas
decoración al gusto.



Aunque en España lo mas famoso que conocemos son las nubes alargadas rositas que todos hemos comido de niños (y no tan niños), en Irlanda podemos encontrar muchos mas tipos de nubes, en distintas formas y colores...aquí lo llamamos Marshmallows, y se añaden a galletas, chocolate y bizcochos. Es por es que me he animado a utilizarlas como relleno para estas piruletas.

Lo primero que tenemos que hacer es introducir los palitos en las nubes, con cuidado que no se rompan. Yo los compre en Dealz, tiendas en las que casi todos los productos cuestan 1.5 euros y que se estan empezando a implantar en España.

Foto vía Shutterstock
Derretimos al baño maría la tableta de chocolate lentamente a fuego bajo. Cuando tengamos el chocolate derretido, mojamos las piruletas por todos los lados asegurándonos que el chocolate cubra toda la superficie. A continuación las podemos sujetar en algún material blando parecido a la espuma o plastelina hasta que el chocolate se endurezca.

Si las queremos cubrir ademas con decoración como pepitas de chocolate, o en mi caso, estas bolitas de caramelo, las colocaremos cuando el chocolate este a medias de endurecerse, así se pegarán pero sin llegar a caerse.

También podemos utilizar coberturas glaseadas de colores, como ha sido mi segunda propuesta. Vi en Dealz también estos tubos de cobertura de colores y no me pude resistir a comprarlo, por 1.5 vale la pena totalmente!

Como veis el resultado llama bastante la atención y no nos ha llevado apenas tiempo en la cocina!

Yo las lleve a mi trabajo y volaron en dos minutos! Así que tendré que volver a hacer otras prontito.

Besos y que paséis una Feliz Navidad!


3 de diciembre de 2015

Croquetas de queso y cebolla caramelizada




Hoy rendimos homenaje a uno de nuestros platos estrella de la cocina española, porque ¿que sería ella sin las famosas croquetas? Seguro que piensas en ellas cuando hablas de la comida "typical spanish". Sin embargo esta vez quería dar un giro e innovar en nuevas mezclas de sabores. Si por algo son conocidas las croquetas es que admiten múltiples sabores e ingredientes y el resultado es igualmente delicioso. Aunque yo no soy muy partidaria de la mezcla de dulce y salado, si tu estas a favor sin duda este es una receta que no te puedes perder: Croquetas de queso y cebolla caramelizada


Ingredientes (para 12 croquetas)

Cebolla caramelizada

2 cebollas medianas
2 cucharadas de azúcar moreno
aceite de oliva
una pizca de sal

Bechamel

4 cucharadas de aceite
1 cucharada y media de harina
400 ml de leche
80 gramos de vuestro queso favorito


Primero caramelizaremos la cebolla para añadirla posteriormente a la bechamel. Cortamos la cebolla en juliana y a un fuego medio-bajo dejamos que se vaya friendo lentamente durante 20 min. Cuando lleve la mitad del tiempo añadimos el azúcar (a poder ser morena) y la pizca de sal hasta que vaya adquiriendo ese tono dorado y veamos que este muy blandita. También puedes añadir un chorrito de agua si ves que se te puede quemar.

Retiramos la cebolla

En otra sartén realizaremos la bechamel (ya explicado en uno de nuestros anteriores post). La diferencia es que en esta bechamel añadiremos el queso cortado en daditos para que se derrita mas fácilmente. Yo opte por un queso semicurado porque no soy de quesos fuertes, pero puedes añadir perfectamente el queso que prefieras! Eso si, si va a ser un queso muy fuerte no te recomiendo añadir mas de 50 gramos para que tampoco el sabor sera muy intenso.

Finalmente y cuando veamos que va tomando nuestra bechamel la textura deseada, añadiremos la cebolla caramelizada y mezclaremos hasta que tenga suficiente solidez para amasarla posteriormente.

Dejamos enfriar y por ultimo tomaremos partes de la masa para darle la forma típica de la croqueta y pasaremos por huevo y luego pan rallado. Si quieres que quede muy crujiente pasa la masa dos veces por huevo y pan rallado antes de freírlas.

Freímos a un fuego medio hasta que adquieran ese color tostadito característico de las croquetas.

Sin duda esa mezcla de dulce y salado y la cremosidad que le da el queso ha sido un acierto total, yo que especialmente soy fanática de estos pedacitos de cielos jejeje, y aunque nunca había hecho esta receta anteriormente sin duda me la guardo para próximas ocasiones. No te resistas a probar, seguro que los tuyos quedaran encantados!







16 de octubre de 2015

Magdalenas de arándanos

Como ya dijo mi compañera Miriam, estamos de vuelta. Después de estar ausentes durante una temporadita... "With a couple of eggs" está aquí otra vez.

Hoy hablaremos de los tan famosos muffins y cupcakes. Pero, que pasa con las magdalenas?  Por que se han quedado en el "olvido"?
Mucha gente se pregunta cual es la diferencia principal entre estas tres cosas (sobre todo entre muffins y magdalenas). Pues bien, os comento: los ingredientes que se utilizan para la elaboración de ambas son básicamente los mismos. La distinción viene en que para las magdalenas usamos aceite y para los cupcakes y muffins mantequilla. Estas últimas no son tan esponjosas (se baten menos) que las primeras. Los cupcakes son más planos y se decoran, mientras que los muffins y las magdalenas no.
Que os parece si empezamos a cocinar unas deliciosas magdalenas de arándanos? Tomad nota.



Ingredientes:
4 huevos
1 vaso y medio de azúcar
1 vaso y medio de harina
Medio vaso de aceite de girasol o maiz
Medio vaso de leche
1 sobre de levadura
Arándanos
Canela molida (opcional)

Preparación:
1- Precalentamos el horno a 180ºC.
2- Echamos los huevos con el azúcar y lo batimos. A continuación añadimos el resto de ingredientes (excepto la canela y los arándanos) y volvemos a batir enérgicamente.
3- Cuando la masa esté bien mezclada, espolvoreamos canela (al gusto) e incorporamos unos cuantos arándanos. Removemos suavemente.
4- Rellenamos los moldes sin llegar hasta arriba de todo. Los metemos en el horno durante aproximadamente 20 minutos.
5- Pinchamos con un cuchillo o palillo (tiene que salir seco) para comprobar que estén listos.

Normalmente las magdalenas no suelen llevar ningún trozo/ingrediente en su interior. Pero como lo de improvisar es lo mio...decidí añadirle unos cuantos arándanos y darle un toque de canela. El resultado fue increíble: tiernas, con un ligero color morado y con un contraste de sabor entre el dulce del bizcocho y el ácido de este fruto rojo. No podrás para de comerlas. Y aún por encima con todas las propiedades y beneficios que tienen los arándanos.
Obviamente, podéis excluir estes dos últimos ingredientes (canela y arándanos) de la receta. Yo os aconsejo que si decidís no usarlos, añadáis ralladura de limón o un chorrito de zumo de limón para que el sabor no sea tan insípido. O también podéis incorporar algún que otro ingrediente como: pepitas de chocolate, trozos de manzana...

Espero ver muy pronto vuestras magdalenas (típicas o atípicas). Fáciles de preparar para cualquier ocasión.

Ah, se me olvidaba, la forma de mis magdalenas es un poco extraña, no se exactamente si fue por utilizar ese tipo de moldes o porque. Aunque a mi me gustan así, diferentes! ;)


Un beso y feliz finde,

Ana!
























5 de octubre de 2015

Crema de chocolate blanco con frutos rojos






Buenas a todos!

Aunque parezca increíble, existe una raza aparte de personas, únicas en el mundo, que no les gusta el cacao. Por lo tanto, el único chocolate que pueden tolerar es el chocolate blanco. Es curioso que algunos no pueden vivir sin chocolate y otros que simplemente lo odian; por eso esta semana me he solidarizado con el segundo grupo con el objetivo de intentar también endulzar sus postres aunque sea sin chocolate con leche o negro.

He elegido como siempre una receta muy fácil, que cualquiera pueda hacer y sin necesidad de meternos dos horas en la cocina y  utilizar ningún utensilio especial.

Lo he titulado "crema de chocolate blanco con mermelada de frutos rojos". Aunque nos lo vendan como chocolate, en realidad la diferencia del chocolate blanco con el resto de los chocolates es esa falta de cacao, sustituido por "aroma de cacao" pero una falta absoluta de ese sabor amargo tan característico del chocolate.

Ingredientes

1 tableta de chocolate blanco
200 ml de nata para postres
75 gr de arándanos
75 gr de frambuesas
50 gr de azúcar

En cazos diferentes preparamos las mermeladas de frutos rojos. Lavamos bien los arándanos y las frambuesas y los ponemos a fuego medio con 25 gr de azúcar cada uno. Lo movemos durante 15-20 minutos hasta que consigamos una textura parecida a la mermelada, un poquito mas líquida.

Separamos en diferentes tazas y lo dejamos enfriar.

En otro cazo separado añadimos la nata y el chocolate blanco troceado. Como el chocolate blanco ya lleva suficiente azúcar, no necesitaremos añadir nada mas a la mezcla. Removemos hasta que tengamos una mezcla homogénea y separamos para que se enfríe.

Vertemos el contenido en vasitos de postres. Como desafortunada no contaba con estos vasitos de postre (mi piso compartido de Cork no me da para tanto...¬¬) utilice estas copas, en donde sinceramente las cantidades son bastante grandes para un postre que llena bastante. Por lo tanto, recomiendo utilizar los vasitos típicos en donde el contenido es mas "comedido". Extenderemos también un poco de mermelada de arándanos y mermelada de frambuesa por encima, y decoramos al gusto.

Espero que os endulcéis un poquito la semana de esta forma!!

Besos


22 de septiembre de 2015

Bacalao à brás en 5 sencillos pasos



Hola a todos!

Ha sido un largo tiempo sin actualizar, tiempo de cambios y de idas y venidas, y la verdad que me apetecía un montón regresar con mas recetitas y nuevos "experimentos culinarios". Se os ha echado mucho de menos!!! Asi que vuelvo con mas ganas que nunca!

En uno de los viajes a Madrid, mi madre (y su afán de intentar alimentarme pese a la distancia) me metio en la maleta sin que yo lo supiera un bacalao salado, y aunque llego un poco perjudicado y mis calcetines acabaron salados, creo que ahora tengo que agradecérselo por la maravilla que hice el otro dia...

Ya se sabe que el bacalao sirve para casi todo, desde ensaladas, entrantes, tapas, estofados...a mi personalmente me encanta el bacalao con tomate y las croquetas de bacalao, pero quería probar algo nuevo, que fuera fácil y que tuviera los ingredientes a mano.

Es cuando se me vino a la cabeza una receta super famosa en Portugal y que se hace en un pis pas: Bacalao à Brás.

Con unos huevos, cebolla, patata y bacalao tienes un plato de 10, perfecto para ponerlo en una tosta o como plato principal. Venga, a ponernos el delantal!

Ingredientes (para dos)

250 gramos de bacalao
2-3 patatas medianas
3 huevos
media cebolla

Después de desalar el bacalao (normalmente en un día o día y medio, cambiando de agua cada 12 horas), lo ponemos en un cazo y lo hervimos durante 2-3 minutos. Cuando el bacalao se enfríe, lo desmigamos y lo retiramos.

Cortamos las patatas en tiras (como las patatas fritas) y las freímos hasta que estén blanditas, a un fuego medio. Las retiramos.

En una sartén añadimos unas 2-3 cucharadas de aceite y freímos cebolla para que se dore. Añadimos a continuación el bacalao y removemos durante un minuto. Añadimos también las patatas fritas y por ultimo los huevos que hemos batido previamente.

Removemos hasta que huevo se cuaje y ya tendríamos un plato para chuparse los dedos!! La textura de la patata con el bacalao queda perfecta, y es un plato que te puede sacar de un aprieto. Si no lo habéis probado antes, os animo a poneros manos a la obra, y luego me contáis!

Un beso a todos!